Dolor de Pie

Los pies, siendo la base del cuerpo, llevan todo el peso del cuerpo y por lo tanto son propensos a experimentar dolor y malestar. Si usted está experimentando dolor en los pies, es importante determinar en qué parte del pie está experimentando este dolor para ayudar a descubrir la causa de la misma. Mientras que el dolor se puede experimentar prácticamente en cualquier parte del pie, los sitios más comunes de dolor de pie son en el talón y el tobillo.

El dolor en el talón puede deberse a una multitud de afecciones, como fascitis plantar, tendinitis de Aquiles y espolones del talón. El dolor experimentado en el tobillo puede ser un signo de un esguince de tobillo, artritis, gota, inestabilidad del tobillo, fractura de tobillo o compresión nerviosa. En casos más graves, el dolor del pie puede ser un signo de alineación incorrecta o una infección.

El dolor en los pies puede ir acompañado de síntomas como enrojecimiento, hinchazón, rigidez y calor en la zona afectada. Si el dolor se puede describir como agudo o aburrido depende de la condición del pie detrás de él. Es importante visitar a su podólogo local si el dolor en el pie y sus síntomas que lo acompañan persisten y no mejoran con el tiempo.

Dependiendo de la ubicación y el estado del dolor en el pie, el podólogo puede recetarte ciertos tratamientos. Estos tratamientos pueden incluir, entre otros, medicamentos y medicamentos recetados o de venta libre, ciertos medicamentos, inyecciones de cortisona o cirugía.

Si usted está experimentando dolor persistente en el pie, es importante consultar con su médico de pies y tobillos para determinar la causa y la ubicación. Luego te recetará el mejor tratamiento para ti. Mientras que los casos más leves de dolor en el pie pueden responder bien al descanso y a los tratamientos en el hogar, los casos más graves pueden tardar algún tiempo en recuperarse por completo.