Cuidado de los Pies Geriátricos

Si bien el cuidado adecuado de los pies es importante para todos, las personas de la tercera edad tienen la tendencia a ser más susceptibles a ciertas condiciones y, por lo tanto, deben estar bien informadas sobre los problemas que pueden surgir y lo que pueden hacer para evitarlos o tratarlos adecuadamente.

Algunos de los problemas más comunes son úlceras en los pies, uñas encarnadas, arcos caídos e infección por hongos. Una úlcera en el pie es una úlcera abierta en el pie y puede ser el resultado de una disminución de la sensación en los pies. Una uña encarnada se define como cuando la uña crece en el lado del dedo del pie. Los arcos caídos están indicados por el empeine del pie que se derrumba. Una infección fúngica es una afección que resulta en uñas de los pies deformadas y descoloridas.

Para evitar estas condiciones se recomienda que los pies sean inspeccionados por el paciente de forma regular. Si estas inspecciones se llevan a cabo de forma rutinaria, existe una buena probabilidad de que los problemas puedan identificarse antes de que se vuelvan graves, o incluso se puedan evitar por completo. Si se descubre alguna anomalía, es importante que la persona consulte a un médico para el diagnóstico y la información sobre las opciones de tratamiento.

La higiene adecuada de los pies también es importante. Asegurarse de que siempre tiene calcetines limpios y secos puede ser un elemento disuasorio importante para muchos problemas diferentes, incluyendo infecciones bacterianas, olor a los pies y ciertos tipos de hongos. Los pies mojados son una de las principales causas de muchos de estos problemas. Si los calcetines se mojan, es importante cambiarlos. Caminar con calcetines mojados no solo puede provocar varias infecciones, sino que también puede irritar la piel y provocar varias complicaciones. Los pies limpios y secos son menos propensos a verse afectados por hongos y otras infecciones. 
A medida que las personas envejecen, la grasa presente en los pies comienza a deteriorarse. La naturaleza protectora de esta grasa mantiene los pies sanos proporcionando una barrera y entre los huesos y el suelo, así como dando a la piel en el pie una cierta cantidad de elasticidad. Este es un factor que hace que las personas mayores desarrollen algunos problemas graves en el pie. Los humectantes para los pies pueden ser útiles para evitar ciertos problemas asociados con esto.